Tarta de queso donostiarra receta

Historia de la tarta de queso de San Sebastián

Sunny Lee es una chef de Brooklyn que ha trabajado en Blue Hill, Eleven Madison Park, Estela, Battersby e Insa. Cuando no está colaborando con Serious Eats, trabaja como chef privada independiente. Sunny estudió en el Culinary Institute of America.

Una vez que los bordes exteriores empiezan a cuajar, subimos el horno a 500 grados para los últimos 20 minutos de cocción. Esta ráfaga de calor da a la tarta de queso su icónica parte superior bruñida, y también dora la parte inferior, dando una especie de corteza a lo que de otro modo sería una tarta sin corteza. El agradable amargor de la parte superior quemada, que apenas se asienta, da paso a la dulce riqueza del centro de la tarta. Acompáñelo con una copa de jerez como colofón perfecto a una comida, o simplemente como una delicia independiente.

La tarta de queso puede prepararse hasta con 3 días de antelación; una vez enfriada a temperatura ambiente después de hornearla, envuélvala bien con plástico y refrigérela hasta 3 días. Llevar a temperatura ambiente antes de servir.

Receta de tarta de queso quemada vasca preppy kitchen

Pusieron la tarta de queso en su oferta hace 28 años, pero ha sido en la última década cuando, a raíz de ser seleccionada como una de las mejores tartas de queso de España, ha alcanzado el éxito internacional. Tal es así, que su receta está siendo imitada en países como Turquía, Japón, Malasia o Estados Unidos, y con gran éxito. Pero nosotros tenemos la original en casa, y tomamos ésta al pie de la letra, porque desde hace un tiempo se puede encargar esta tarta, a un coste de 45 euros la tarta entera (8-10 raciones), y 25 euros la media tarta (4-5 raciones).

Cada día pueden cocinar más de 50 tartas, que se exponen a ojos indiscretos o golosos, en el mostrador del bar. Esto puede resultar provocativo, pero no es sino otra clave para el éxito de la tarta, ya que una parte de su secreto es que se cuaje a temperatura ambiente.

Pastel de queso vasco рецепт

Si los villanos malvados de James Bond hubieran sido algo más inteligentes habrían aprendido a cocinar. Un consejo para los guionistas de las próximas entregas del agente 007: dejad de lado las bombas atómicas escondidas en islas y los intentos de controlar satélites, las fórmulas de gases paralizantes y las bombas con alas de gillette. Basta con ponerle un delantal al villano y darle un libro de recetas de pintxos donostiarras. Seguro que tendrán más éxito.

Donostia es un ejemplo a seguir. La capital guipuzcoana, con poco más de 180.000 habitantes, brilla en la agenda de estrellas de Hollywood, altos funcionarios, deportistas de élite, premios Nobel y, en general, miles de viajeros curiosos que comparten un sueño común: ser conquistados a través de su estómago.

Si el País Vasco es una fuerza gastronómica, la región de Gipuzkoa es la base de su baluarte. A las pruebas nos remitimos. En concreto, a las estrellas Michelin: 18, nada más y nada menos, en un radio de 25 kilómetros, con 11 restaurantes distinguidos por la Guía Michelin en 2019.

Sólo un libro de cocina tarta de queso vasca

Lo publico porque muchos invitados se quedan maravillados con este postre. Querían saber cómo prepararlo, así que hoy quería compartir el secreto con vosotros. Aunque no tendrás el mismo ambiente animado con una mezcla de desconocidos y amigos, la gran barra de madera cubierta de exquisitos pintxos (a menos que seas muy afortunado), y la emoción de pasar unos días en esta preciosa ciudad costera, tendrás este fabuloso postre. Te dejo el ambiente para que lo crees en casa.

Utiliza un molde para tartas de unos 10 centímetros de profundidad. La única parte complicada es el tiempo de horneado. Dependiendo del horno y del molde, el tiempo puede variar ligeramente. El objetivo es un relleno húmedo y esponjoso: pruébalo con un probador de pasteles o algo similar tantas veces como sea necesario. La vigilancia eterna es el precio del cheescake perfecto.

Precalentar el horno a 230ºC/450ºF. Mezcla todos los ingredientes en un bol y bátelos hasta que queden homogéneos. Verter la mezcla en el molde y hornear durante unos 30 minutos o hasta que un medidor de pasteles salga limpio. Se disfruta mejor a temperatura ambiente.

X