Rollos de san blas receta

Cómo freír un delicioso ROLLO de carne picada en una red de grasa

El 3 de febrero, el pueblo de Siete Aguas celebra la fiesta de San Blas. Una fiesta que se remonta al siglo XVIII, cuando este santo se apareció a una familia de Siete Aguas y les curó un hijo que estaba a punto de morir. Desde ese momento, los habitantes de Siete Aguas profesan una gran devoción por el Santo. Este día se celebra con una peregrinación a la ermita que lleva su nombre. Allí se bendicen panecillos y mangranas, dulces típicos de la época. Posteriormente, se bendice el aceite que se untará en la garganta de todos los vecinos mientras se reza: “San Blas bendito salvará tu garganta y tu apetito”. Después, todos los grupos y peñas del pueblo se reúnen para comer la tradicional “zorda”, un guiso hecho con conejo, pollo y arroz.

Flamingo – Short B-Roll

El Waterford Blaa es un panecillo grande, suave y esponjoso, exclusivo de la ciudad de Waterford (Irlanda). También se distingue por su corteza harinosa. Ha obtenido el estatus de IGP (Indicación Geográfica Protegida), que es un gran negocio en la Unión Europea. Cualquier pan que se venda como Waterford Blaa debe ser elaborado por una de las panaderías certificadas.

El origen de este pan se atribuye a los hugonotes, calvinistas expulsados de Francia en el siglo XVII y acogidos en Irlanda por los oficios que traían consigo. Se asentaron sobre todo en el sur de Irlanda. Este pan, elaborado con harina blanca, que era nueva en Irlanda en aquella época, deriva de la tradición del pan francés. Una teoría es que el nombre deriva de la palabra francesa “blanc”. Me obsesioné tanto con conocer este pan que me pasé un par de horas viendo vídeos en gaélico sobre el Blaa.

El pan se suele servir en el desayuno sólo con mantequilla o relleno de bacon. También he visto que se utiliza para hacer sándwiches de patatas fritas y para hacer un “chip butty” (esencialmente un sándwich de patatas fritas). También son populares para hacer sándwiches de jamón y queso y otros.

Receta de bollos Gemma

Mi receta es una versión mucho más ligera, con sólo dos plátanos en la lista de ingredientes para dos panes, pero el pan resultante no pierde ninguna credibilidad como auténtico pan de plátano al estilo de Nayarit.    El ingrediente secreto aquí es una manzana rallada*, que añade color y sabor, pero con un mayor contenido de agua que los plátanos, lo que hace que el pan sea húmedo y esponjoso.      Dejar reposar la fruta triturada un rato antes de añadirla a la masa es la clave para obtener un dorado enzimático bien desarrollado, para conseguir un bonito tono profundo.

Sólo dispongo de un molde grande para pan (9,5×5 pulgadas), así que me gusta utilizar un molde de Bundt cake con una amplia abertura en el centro; el pan en forma de anillo queda muy bien, y las rebanadas salen similares a las de una barra de pan (foto al principio del post).    Preparar el molde o los moldes engrasando con aceite y espolvoreando con azúcar para cubrir todas las superficies interiores.    Reservar.

Empezar con plátanos muy maduros y una variedad de manzana dulce, como la Pink Lady (foto de abajo, izquierda).    Pele los plátanos y colóquelos en un bol, rompiéndolos en trozos; pele y descorazone la manzana, rállela finamente y añádala al bol.    Con un tenedor, aplaste los plátanos y mézclelos con la manzana rallada (foto inferior, derecha):

Brazo de Gitano

Encontré este lugar a partir de otros comentarios de tripadvisor y estoy muy contento de haberle dado una oportunidad. La comida era impresionante. Tuvimos una gran selección para nuestra familia de 5 y todo estaba delicioso y cocinado a…

Nuestra Tapas Maitre D, y cálida y acogedora anfitriona durante los últimos 17 años, impartirá fácilmente su amplio conocimiento de los alimentos y los vinos con entusiasmo, asegurando que su experiencia sea agradable y memorable.

Desde la tierna edad de 7 años, la cocina ha sido la pasión de Alex. Varias décadas más tarde, su entusiasmo intacto mezclado con una amplia experiencia y una enorme dosis de talento en bruto se han metamorfoseado para crear platos clásicos e inventivos, cautivando a los asistentes a las tapas durante los últimos 17 años.

La amable sonrisa de Laura y su cálida atención a todas sus necesidades acelerarán sin duda su regreso. Prácticamente nacida en el restaurante hace 18 años, esta enérgica canaria tiene unos modales fríos y competentes que desmienten su juventud.

Un acogedor restaurante que bulle desde 2005, discretamente situado en la carretera trasera del centro comercial de San Blas, golf del sur. Pata de Oro es mucho más que un bar de tapas. Si bien es un lugar agradable para disfrutar de una copa de vino acompañada de una o dos tapas preparadas con cariño, también tenemos un amplio menú a la carta y postres caseros para morirse. Sus cinco chefs reúnen las influencias culinarias de Inglaterra, Italia, Marruecos y, por supuesto, España, y se puede disfrutar todos los días de la semana de 13 a 23 horas (los fines de semana a partir de las 18 horas) con un 20% de descuento antes de las 16 horas. ¡Días felices!

X