Recetas keto con queso ricotta

Recetas de ricotta Keto postre

Saltar a la recetaEstos deliciosos bollos de ricotta al limón son bajos en carbohidratos y con mucho sabor a limón. Están hechos con una combinación de harina de almendra y de coco y utilizan zumo de limón, extracto de limón y ralladura de limón para conseguir ese perfecto sabor brillante y alegre.

Para potenciar aún más la dulzura y el sabor a limón, también se rocían con nuestro glaseado de limón sin azúcar favorito. Lo mejor de todo es que sólo se tarda 30 minutos en hacerlos. Es el desayuno perfecto para los amantes del limón.

Un scone tradicional se hace como un pastel con mantequilla fría y es mucho más práctico con la masa. Mientras que con los scones keto simplemente se combinan los ingredientes, se extiende la masa en una sartén de hierro fundido y se hornea.

Estos bollos de limón y ricotta bajos en carbohidratos están llenos de sabor a limón y tienen la cantidad perfecta de dulzura. Son perfectos para desayunar con té (¡o café!) y te mantendrán lleno durante mucho tiempo.

A esta mezcla se le añade el queso ricotta, la nata agria, la nata espesa, el extracto de limón y la ralladura de limón. A continuación, añadirá todos los ingredientes secos, los combinará bien, los extenderá en su sartén de hierro fundido y los horneará.

Recetas de ricotta salada Keto

El queso ricotta es un ingrediente increíblemente versátil que se puede utilizar para recetas dulces y saladas que no sólo son bajas en carbohidratos (y ceto) sino también deliciosas. El ricotta tiende a añadir cuerpo, cremosidad y textura: los pasteles son más esponjosos, los rellenos más cremosos y las salsas más suaves. Echa un vistazo a esta sabrosa colección de delicias para disfrutar del queso ricotta en todo su esplendor.

Esta alternativa a los copos de avena está repleta de canela y ricotta, con un toque de edulcorante y mantequilla de pasto. Prepare su propia taza -es así de fácil- y cubra con almendras fileteadas u otros frutos secos favoritos.

El queso ricotta es la base para rellenar estas pechugas de pollo, junto con espinacas, pecorino romano y panko de cerdo. Cuando se cubre este plato con salsa de limón, es ideal para servirlo en las cenas – además, ¡nadie sabrá que es keto!

Estos brownies son extra húmedos, gracias al queso ricotta. También tienen mucho sabor, gracias al cacao en polvo, las pepitas de chocolate sin azúcar y el edulcorante de fruta monje. También tienen muchas proteínas, gracias a los huevos y la harina de almendras añadidos.

Pan de ricotta Keto

O llámalo un elegante aperitivo para una cena que te llevó 10 segundos hacer. Lo ideal es que la sal sea de mar en escamas y la pimienta esté recién molida. Si no tienes galletas, una cuchara está bien. No hay que avergonzarse.

Normalmente la salsa de espinacas lleva mucho queso crema y mayonesa. Esta tiene una base de ricotta más ligera con parmesano salado y ~sólo un poco~ de mayonesa.Así es como se prepara la salsa:Calienta en el microondas 1 paquete (10 onzas) de espinacas congeladas y picadas según las instrucciones del paquete. Escurre el exceso de agua y mézclalo con 1 taza de ricotta y parmesano, y ¼ de taza de mayonesa. Sazone con sal y pimienta y rocíe con aceite de oliva. Servir con tortilla o patatas fritas. Rinde unas 3 tazas.

La ricotta eleva los huevos revueltos al siguiente nivel, créenos.Así es como se preparan los huevos:Bate 2 huevos grandes con sal y pimienta en un tazón pequeño. Calienta 1 cucharada de mantequilla o aceite de oliva en una sartén antiadherente a fuego medio. Cuando la mantequilla empiece a hacer espuma, bajar el fuego a bajo. Añadir los huevos y remover constantemente con una espátula de goma durante 30 segundos a 1 ½ minutos. Cuando la sartén esté llena de huevos y sólo quede un poco de líquido, retire la sartén del fuego y remueva hasta que los huevos estén cocidos, unos 30 segundos más. Servir con pan tostado con mantequilla y, si se desea, espolvorear con cebollino picado. Para 1 persona.

Queso ricotta bajo en carbohidratos

Las espinacas y la ricotta son una combinación perfecta.  Por separado, estos dos ingredientes son totalmente versátiles y puedes utilizarlos para hacer todo tipo de platos saludables, tanto salados como dulces. La ricotta envasada suele tener una fecha de caducidad muy larga y las espinacas congeladas son tan buenas como las frescas. Así que suelo tener ambas cosas como reserva para los días en los que no sé qué cocinar o en los que no puedo ir a la tienda.

Ayer fue uno de esos días. Miré en mi nevera en busca de inspiración y una tarrina de ricotta me saltó a la vista. Inmediatamente pensé en su compañero perfecto, abrí el congelador y allí estaba: una bolsa de espinacas congeladas sin abrir, lista para ser utilizada. Entonces volví a la nevera. ¿Huevos? Comprobado. ¿Mozzarella? Sí. ¿Parmesano? Comprobado. ¿Crema? Sí. ¿Ajo y especias? Comprobado. Sin lista de la compra ni viaje a las tiendas. ¡Viva!

Puedes encontrar el maridaje de espinacas y ricotta en todos los libros de recetas y en los blogs de Internet de todo el mundo, normalmente como relleno de canelones o como salsa que acompaña a la pasta para una comida rápida. Si quieres ver una deliciosa receta de canelones keto, aquí tienes mis deliciosos Canelones de espinacas y ricotta bajos en carbohidratos. Si te apetece hacer pasta, aquí tienes una versión de pasta con crema de champiñones baja en carbohidratos. Sin embargo, para esta receta de espinacas y ricotta baja en carbohidratos no se necesita ni pasta ni sustituto de la pasta.

X