Recetas de perdices en salsa

Perdiz entera a la sartén

1. Pelar finamente las naranjas y cortar la cáscara y la médula blanca. Con un cuchillo pequeño y afilado, separar los gajos de naranja de las finas membranas de papel. Recoge las hojas de tomillo de sus ramitas (si son leñosas puedes pasar las ramitas por un colador y las hojas se recogerán en él).

2. Añadir la mantequilla a una sartén pequeña y derretirla a fuego medio. Añade los gajos de naranja y la ralladura, las hojas de tomillo, 1 cucharada de miel y mostaza y una pizca de sal y pimienta. Cocinar durante 8-10 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las naranjas estén blandas. Aplastar los gajos con el dorso de una cuchara. Reservar con la tapa puesta para mantener el calor.

3. Mientras se cuece la salsa, verter el trigo sarraceno en una cacerola y cubrirlo con 300 ml de agua hirviendo. Tapar la cacerola, ponerla a fuego lento y cocerla durante 8-10 minutos hasta que esté tierna. Escurrir el exceso de agua si es necesario y volver a verterlo en la cacerola. Reservar, con la tapa puesta.

5. Verter 1 cucharada de aceite en una sartén y calentar a fuego medio-alto. Salpimentar las pechugas de perdiz. Freír durante 2-3 minutos por cada lado, hasta que se doren y estén bien hechas. Pasarlas a un plato caliente para que reposen. Cubrir sin apretar con papel de aluminio.

Qué comer con la perdiz

9Mientras tanto, añada la nata reservada a la cazuela, llévela a ebullición removiendo constantemente con una cuchara de madera, reduzca el fuego y cueza a fuego lento hasta que la salsa espese y cubra ligeramente el dorso de una cuchara. Sazona con sal y pimienta recién molida.

10Cortar las perdices en rodajas, tratando de recuperar la mayor cantidad posible y añadirlas a la salsa. Volver a calentar a fuego muy lento unos minutos antes de servir. En este punto, se puede reservar la cazuela tapada durante unos 20 minutos en un horno muy bajo.

9Mientras tanto, añadir la nata reservada a la cazuela, llevar a ebullición removiendo constantemente con una cuchara de madera, reducir el fuego y cocer a fuego lento hasta que la salsa espese y cubra ligeramente el dorso de una cuchara. Sazona con sal y pimienta recién molida.

10Cortar las perdices en rodajas, tratando de recuperar la mayor cantidad posible y añadirlas a la salsa. Volver a calentar a fuego muy lento unos minutos antes de servir. En este punto, la cazuela puede reservarse tapada durante unos 20 minutos en un horno muy bajo.

Cómo cocinar perdiz envuelta en tocino

Un ave fresca deshuesada y rellena pesa unos 200g, así que permita un ave por persona. Las aves se obtienen con total trazabilidad directamente de cotos de caza seleccionados en fincas del sur de Inglaterra y de las Midlands desde el 1 de septiembre hasta el 31 de enero.

Para almacenar: Mantener refrigerado a menos de 4C. Mantener tapado y guardar en el fondo del frigorífico. Una vez abierto, consumir en un plazo de 2 días. No sobrepasar la fecha de caducidad. Congelar la perdiz el mismo día de la compra en un congelador de alimentos de cuatro estrellas o en un compartimento de alimentos congelados de tres estrellas a -18C o más frío. Utilizar antes de un mes. Descongelar completamente en el frigorífico antes de usarla y no volver a congelarla una vez descongelada. Lavar bien todas las superficies de trabajo, las tablas de cortar, los utensilios y las manos después de tocar la carne cruda.

Para preparar: Retirar todos los envoltorios. La perdiz es bastante magra y debe ser untada con aceite y hilvanada antes y durante la cocción para evitar que se reseque. También se puede cubrir el ave con finas lonchas de panceta sin ahumar antes de asarla.

Para la cocción: Precalentar el horno a 200C, marca de gas 6. Asar durante 35-40 minutos, rociando frecuentemente durante la cocción. Cocinar bien hasta que los jugos salgan claros al pincharlos con un tenedor y no haya carne rosada. No recalentar una vez enfriado. Enfriar las sobras a temperatura ambiente, refrigerar antes de 2 horas y consumir antes de 2 días.

Receta de perdiz de Navidad

En el Reino Unido, los dos tipos principales de perdiz son la perdiz de patas rojas (también conocida como perdiz francesa) y la perdiz gris (o perdiz inglesa). La perdiz roja es la más grande y común de las dos, y está disponible durante toda la temporada, de septiembre a febrero. La perdiz gris autóctona, cuya carne es más oscura y tiene un sabor más intenso, está disponible con menos frecuencia, pero es una delicia cuando lo está. Para estar al día de la disponibilidad de la perdiz gris, introduzca su dirección de correo electrónico en nuestra página de productos de la perdiz gris.

Tanto si elige aves enteras listas para el horno, como aves deshuesadas o filetes de pechuga, la perdiz es sorprendentemente rápida y fácil de cocinar. Envuelta en tocino o panceta para evitar que el magro se reseque, una perdiz entera se asa en sólo 20 minutos a 180ºC. No caiga en la tentación de cocinar las perdices durante más tiempo o podrían quedar secas.

Nuestras perdices deshuesadas listas para el horno le facilitan aún más la vida. Disponibles con o sin relleno (elija entre nuestro relleno de carne de salchicha sin gluten con nueces y albaricoque o un relleno de pan rallado sin carne de cerdo con manzana y jengibre), son muy sabrosas pero no podrían ser más sencillas de cocinar o trinchar.

X