Recetas de la abuela andaluza

Sopa húngara con colirrábanos rellenos

Me llena de energía cada vez que hago Barras Energéticas Crudas en casa. He probado varias recetas y sabores antes; pero, ¡este sabor de Chocolate, Anacardo y Almendra es actualmente mi favorito! Está hecha desde cero con ingredientes crudos, como dátiles Medjool, anacardo, almendra, cacao y coco. Te sorprenderá el resultado final. Estas barritas no sólo son buenas para ti, sino que también saben muy bien. Así que, si te gustan las barritas energéticas crudas, quizá quieras probar esta receta. Si es posible, envíame también tus comentarios. Que tengas un buen fin de semana.

Patatas caseras de la abuela | Un plato tradicional

Triturar hasta conseguir una crema fina. y sin tener prisa, ya que si queremos que emulsione y tenga una textura perfecta, debemos darle tiempo y batirlo durante no menos de cuatro minutos. Una vez triturado, pasamos el gazpacho por un colador, apretando para que quede una crema fina, que meteremos en la nevera durante al menos dos horas.

Como en todo, lo que importa aquí es la calidad de los productos, concretamente la de los tomates con los que haremos el gazpacho y la del aceite con el que le daremos ese toque extra de sabor, según expertos como el jefe de cocina del restaurante Horcher.

En cuanto a la forma de servirlo, podemos ponerlo en un vaso o en un cuenco (aún hay debate al respecto), pero es importante que cuando lo llevemos a la mesa no añadamos hielo (aguará la crema). También podemos acompañarla con unos picatostes de pan frito, tomate bien picado o incluso pepino o pimiento al gusto de cada uno pero cortado pequeñito.

¡Pollo con miel y ajo! Deliciosa receta para cenar en 15 minutos

El gaspacho -como se pronuncia en Andalucía- o gazpacho -como se conoce en el resto del mundo- es una especie de sopa o crema fría tradicional del sur de España, cuyo principal protagonista es el tomate.

En verano, sienta especialmente bien por su frescura y por el calor que acompaña a la estación. Aun así, hoy en día encontramos tomates y verduras frescas en cualquier estación, por lo que también se pueden disfrutar en primavera, otoño e incluso invierno.

Curiosamente, muchas familias andaluzas siguen llamando al gazpacho. Esta variante surge debido al dialecto andaluz unido al analfabetismo que en su día impidió que muchas personas tuvieran acceso al uso correcto de las palabras, incluyendo la ortografía y las reglas ortográficas.

La belleza de esta receta es la sencillez de sus ingredientes (y de su preparación), por lo que es fundamental utilizar ingredientes de calidad y evitar sustitutos que puedan interferir negativamente en el sabor y el color final.

También es importante no confundir el gaspacho o gazpacho andaluz con el salmorejo cordobés, también andaluz. El gazpacho tiene más verduras y menos pan, por lo que su textura es más líquida, su sabor es diferente y es bastante menos calórico.

Vídeos de cocina subtitulados en inglés y español

Una receta de la abuela de Málaga, ciudad del sur de España. Se puede presentar como tapa (una o un par por tapa), o como plato principal, generalmente acompañado de patatas fritas o arroz frito con un diente de ajo. Su nombre en español es “Albóndigas con Salsa de Almendras”

Mezclar en un bol la carne picada, el pan rallado, los huevos, la sal, la pimienta, el ajo y el perejil con las manos. Hacer bolas de carne de 5 cm. aprox. y pasarlas por la harina. Retirar el exceso de harina en las bolas de carne y freírlas en una sartén mediana con el aceite vegetal hasta que se doren.

Hervir las almendras y quitarles la piel en un baño de agua fría. Fríalas hasta que estén doradas en una sartén mediana con una cucharadita de aceite vegetal. Triturarlas con la rebanada de pan y una taza de agua (se puede sustituir por media taza de vino blanco y media de otra taza de agua). Calentar la salsa 10 minutos y mezclarla con las albóndigas.

Mezclar en un bol la carne picada, el pan rallado, los huevos, la sal, la pimienta, el ajo y el perejil con las manos. Hacer albóndigas de unos 5 centímetros y pasarlas por la harina. Retire el exceso de harina en las albóndigas y fríalas en una sartén mediana con el aceite vegetal hasta que se doren.

X