Recetas de gachas dulces andaluzas

Ensalada de frutas: Receta casera

El rabo de toro es un plato clásico español elaborado con rabo de toro. Los guisos de rabo de toro son muy populares en Andalucía, cuna de la tauromaquia. El punto negativo de los rabos de buey, su rigidez, se convierte fácilmente en una ventaja: con un guiso prolongado, el colágeno que contienen en grandes cantidades se disuelve y hace que la carne sea tierna y muy útil.

Calentar aceite de oliva en una cacerola pesada de fondo grueso (cacerola de gallo, de oca), poner la cebolla, freír a fuego medio durante 5 minutos, añadir el ajo y las zanahorias, freír, removiendo de vez en cuando, durante 5 minutos. Añadir los pimientos, freír durante 5 minutos.

Hacer cortes en forma de cruz en los tomates, verter agua hirviendo sobre ellos durante 30 segundos, luego verter sobre ellos agua fría. Quitar la piel, cortar los tomates en cubos grandes. Añadir a las verduras y cocer a fuego lento durante otros 5 minutos.

Rociar el rabo de las verduras con vino, llevar a ebullición a fuego alto. Añadir la hoja de laurel, los granos de pimienta, el pimentón y un poco de sal. Remover y cocer tapado a fuego lento durante 2,5 horas. Servir caliente con pan rústico y vino tinto andaluz.

Pastelitos medievales andaluces | El mundo que fue

La cocina española está formada por las tradiciones y prácticas culinarias de España. El aceite de oliva (del que España es el mayor productor mundial) es muy utilizado en la cocina española[1] y constituye la base de muchas salsas vegetales (conocidas en español como sofritos)[2] Las hierbas más utilizadas son el perejil, el orégano, el romero y el tomillo[3]. [3] El uso del ajo se ha señalado como “común a toda la cocina española”[4] Las carnes más utilizadas en la cocina española son el pollo, el cerdo, el cordero y la ternera[5] También se consumen habitualmente pescados y mariscos[5].

Autores como Estrabón escribieron sobre los pueblos aborígenes de España que utilizaban nueces y bellotas como alimento básico[7] La extensión de las vides a lo largo del Mediterráneo parece deberse a la colonización de los griegos y los fenicios, que introdujeron el cultivo del aceite de oliva. España es el mayor productor de aceite de oliva del mundo. El cultivo de la llamada tríada mediterránea (trigo, vid y olivo) sustentó los productos alimenticios básicos para los habitantes del sur de la Península Ibérica durante la época romana (pan, vino y aceite)[8].

Receta de Avena Upma | Ideas de desayunos saludables | Ruchi

Una mezcla suave, con un dulzor natural. Nuestros arándanos silvestres se cultivan de forma natural en la tundra canadiense y son famosos por su sabor distintivo y su singularidad. Su menor tamaño y su menor contenido en agua hacen que nuestros arándanos contengan el doble de poder antioxidante que los arándanos normales del supermercado. Junto con las jugosas fresas andaluzas que se recogen a mano en su mejor momento cada 4 días en lugar de los 7 habituales para conseguir un sabor más uniforme, esta combinación es simplemente superior. Los plátanos Cavendish hacen que esta receta sea deliciosamente suave y la cremosa avena le da un toque terrenal. Una gran fuente de fibra para ayudar a ponerlo en marcha.

“Las fresas y los arándanos están repletos de vitamina C y otros poderosos antioxidantes que son excelentes para nuestra salud. La avena también es una fuente fantástica de un tipo de fibra llamada betaglucanos. La fibra es esencial para nuestra salud intestinal y las frutas y verduras son algunas de las mejores fuentes para los niños.

Me encanta este plato servido con una cucharada de yogur lácteo o vegetal sin azúcar, ya que la fruta es suficientemente dulce. Además, añade un importante aporte de calcio y lo convierte en un postre. Una vez que los bebés lleguen a los 10 meses, puedes empezar a introducir algunos postres nutritivos a base de fruta en la comida de tu hijo.” -Rhiannon

El mundo que fue (lista de reproducción completa)

El día de todos los santos está a la vuelta de la esquina. Lo comento porque, a pesar de que las nuevas generaciones celebran Halloween, yo sigo apegado a esta celebración. No soy un católico devoto ni odio Halloween, pero fui criado y educado por mi familia con las tradiciones asociadas a Todos los Santos siendo importantes para nosotros. Por supuesto, lo que más recuerdo es la comida que se ponía en la mesa, con comidas catalanas y andaluzas juntas en el mismo espacio. Qué fiesta, ¿verdad?

Hace mucho tiempo que no publico una receta de postre -en realidad, hace mucho tiempo-. Sin embargo, como vamos a estar en una ocasión especial que implica sabores dulces, ha llegado el momento una vez más -si no, no voy a celebrar Todos los Santos como corresponde-. La receta de hoy es la auténtica de casa y estoy muy orgullosa de presentarla aquí. Estas gachas son originarias de las regiones orientales de Andalucía, como Jaén (de donde procede mi familia), y se conocen como Gachas con tostones. En otros lugares se llama Polea, pero yo nunca me he referido a este plato como tal.

X