Recetas de bacalao con garbanzos y espinacas

Recetas de bacalao

Para una cena rápida y saludable, el pescado al horno es una opción perfecta. Algunas recetas pueden cocinarse en tan sólo 4 o 6 minutos. ¿Qué te parece esto para una noche de semana? Déjate guiar por nuestros consejos para aprender a cocinar pescado al horno con el mínimo esfuerzo.

Cocinar pescado puede ser tan sencillo como encender el horno y hornearlo durante unos minutos. Sí, literalmente unos minutos. Una de nuestras cosas favoritas de las cenas de pescado (como esta receta de pescado al horno con bacalao, limón y eneldo) es lo rápido que se cocinan. Pronto sabrás exactamente cuánto tiempo hay que hornear el pescado, te lo prometemos. Si vas a cocinar filetes de pescado, filetes de pescado o un pescado entero aliñado, nuestros consejos sobre el pescado al horno te ayudarán a preparar una excelente cena de marisco. El pescado al horno se cocina a diferentes temperaturas según el corte de pescado que utilices, así que asegúrate también de comprobar la temperatura correcta para hornear el pescado en nuestros métodos.

Filetes de pescado: Un filete de pescado es un corte transversal listo para cocinar de un pescado grande (normalmente de ½ a 1 pulgada de grosor). Los filetes de pescado más populares son el salmón, el pez espada, el atún y el fletán. Los filetes de pescado son trozos de pescado sin espinas, listos para cocinar, cortados por un lado y sin la espina dorsal (pueden o no tener piel). Los filetes favoritos son los de bagre, salmón, mero, pargo rojo y tilapia.

Pastel de bacalao y espinacas

Caliente el aceite en una sartén grande y cocine el bacalao durante 2-3 minutos por cada lado hasta que empiece a dorarse. Si los filetes son especialmente grandes o gruesos, es posible que haya que cocinarlos uno o dos minutos más. Retirar del fuego y dejar reposar mientras se preparan las espinacas y los garbanzos.

Queremos que nuestros comentarios sean una parte viva y valiosa de nuestra comunidad, un lugar donde los lectores puedan debatir y comprometerse con los temas locales más importantes. Sin embargo, la posibilidad de comentar nuestras historias es un privilegio, no un derecho, y ese privilegio puede ser retirado si se abusa de él o se utiliza mal.

Bacalao al horno con espinacas y tomates

InstruccionesPonga los garbanzos a remojo en agua con sal durante 12 horas. Remojar el bacalao en agua fría durante 24 horas, cambiando el agua cada 8 horas. Si la temperatura ambiente es alta, colocar el recipiente en la nevera. Calentar el caldo de pescado en una olla a presión Practicka plus Magefesa. Cuando esté caliente, añadir los garbanzos, el laurel, la cebolla y la berenjena cortada por la mitad. Sazonar con sal y pimienta blanca. Cerrar la olla y ponerla en la posición II y esperar a que coja presión (empezará a salir un chorro de vapor constante por la válvula de presión). En ese momento, baja el fuego y deja que se cocine durante 15 minutos.

Triturar la cebolla y la berenjena en una batidora Protech Magefesa y devolverla a la olla. En una sartén aparte, saltear los ajos en un poco de aceite de oliva virgen extra, retirar del fuego y añadir el pimentón. Colar sobre los garbanzos, para evitar que el ajo y el pimentón vayan directamente al guiso. Este es un plato de ayuno muy popular durante la Cuaresma.

Pescado al horno con espinacas, garbanzos y tomates

Tener un tarro de harissa en la alacena o en la nevera es de gran ayuda cuando se necesita algo que añada un poco de picante y fuerza a la cocina, y este es un plato rápido y sabroso, perfecto para la mitad de la semana. En este caso, la harissa añade un aroma ahumado al delicado pescado. Sírvelo con una guarnición de cuscús o rebanadas de pan fresco, si quieres.

Poner las semillas de alcaravea en una sartén profunda con tapa a fuego medio y tostarlas durante 30 segundos hasta que estén fragantes. Añade una cucharada de aceite y luego el comino y el ajo y cocina durante otros 30 segundos hasta que estén fragantes. Incorporar el puré de tomate y los garbanzos hasta que estén bien cubiertos y añadir los tomates en lata, los tomates cherry (si se utilizan), 150 ml de caldo y el azúcar. Sazonar bien con sal y pimienta. Llevar a ebullición, reducir el fuego, tapar y cocer a fuego lento durante 5-6 minutos, removiendo de vez en cuando.

Retirar la tapa y cocer a fuego lento durante otros 6-8 minutos, añadiendo un chorrito más de caldo si es necesario. Incorporar las espinacas, un puñado cada vez, hasta que se marchiten. Dar un buen chorro de zumo de limón, comprobar la sazón y añadir una cucharada de perejil.

X