Recetas con muslos de pollo al horno

Receta de muslo de pollo

El pollo tiene una terrible reputación de secarse en el horno, pero aquí no dejaremos que eso ocurra. Con los muslos de pollo, no tienes que preocuparte, incluso si son sin piel y sin hueso.  ¿Nuestro secreto? Estos muslos de pollo deshuesados se marinan primero en una sencilla salsa de miel y mostaza que los hace increíblemente jugosos y sabrosos. Estos muslos están muy bien servidos con una gran ensalada o unas patatas asadas. Siga leyendo para obtener consejos útiles.

¿Cuánto tiempo deben marinarse los muslos de pollo?  Cuanto más tiempo dejes marinar los muslos de pollo, mejor estarán. Si sólo tienes tiempo para un marinado de 30 minutos, deja el pollo a temperatura ambiente. Si lo marinas durante más de una hora, déjalo marinar en la nevera.  Puede dejar el pollo marinando toda la noche en el frigorífico si es necesario; más tiempo y el pollo podría empezar a estropearse demasiado debido a la presencia de ácido y sodio.  ¿A qué temperatura se deben hornear los muslos de pollo deshuesados y sin piel?  Hornear los muslos a una temperatura alta, 425°F en este caso, significa pasar menos tiempo en el horno con resultados aún mejores.  Me gusta sacar el pollo de la nevera y dejarlo calentar un poco a temperatura ambiente mientras se precalienta el horno. Pasar directamente de la nevera al horno puede hacer que el pollo se tense y se ponga duro y favorecerá una cocción más desigual. Dependiendo de su tamaño, los muslos deberían tardar unos 20 minutos, pero la mejor manera de determinar el punto de cocción es con un termómetro de sonda. Para los muslos de pollo, la temperatura interna debe alcanzar los 165°F.  ¿Con qué más puedo acompañar los muslos de pollo al horno?  El pollo es súper versátil y combina bien con casi cualquier acompañamiento. Si quieres mantenerlo bajo en carbohidratos, pruébalo con coles de Bruselas asadas y macarrones con queso de coliflor. Déjanos un comentario y una valoración abajo.

Muslos de pollo sin piel y sin hueso

Los muslos de pollo al horno son una de mis armas secretas. Son crujientes y sabrosos, pero se saltan el paso tradicional de dorarlos antes de meterlos en el horno o freírlos en la sartén. Utilizando una pasta llena de especias y un método de cocción elevado, estos están a punto de ser su nuevo plato principal.

Como sabes, recientemente hemos remodelado nuestra cocina. Aunque resultó ser una de las cosas más estresantes que hemos hecho, también fue la más gratificante. La pieza central de la habitación es mi cocina BlueStar, ¡diseñada por mí!

Me lamenté durante días sobre el tono de azul (¡sí, mi cocina es AZUL!), el acabado, la configuración de los quemadores, la parrilla frente a la plancha. Esta era la cocina de mis sueños y no iba a tomar estas decisiones a la ligera. El día que la instalaron, lloré de alegría, y no me avergüenza decirlo.

Luego ocurrió algo curioso, por fin estaba en mi cocina y no quería cocinar en ella. Era tan bonito allí sentado todo limpio en mi nueva y blanca cocina. Alrededor de 2 semanas más tarde me sobrepuse a eso y empecé a experimentar con todas las características que juro que nunca podré vivir sin ellas de nuevo. Estos muslos de pollo crujientes al horno fueron una de mis creaciones.

Muslos de pollo sin piel y deshuesados al horno

Hay muchas recetas de muslos de pollo al horno en Internet. He añadido mi receta a la lista porque es una comida fácil, no complicada, sin complicaciones y llena de sabor. Y no me hagas hablar de la piel crujiente.

La piel es perfectamente crujiente, mientras que la carne es jugosa y tierna. Esta receta es versátil porque es una receta básica de pollo que va bien con casi cualquier guarnición. Incluso puedes aumentar el picante de esta receta añadiendo una pizca de chile en polvo y cayena.

Para una receta de pollo sencilla y sin complicaciones que añadir a su rotación de menús, estos Muslos de Pollo al Horno son mi principal recomendación. Si está buscando una receta para asar a la parrilla, entonces vea mis Muslos de Pollo a la Parrilla.

Aunque los muslos de pollo se pueden cocinar en exceso, es más difícil hacerlo que las pechugas de pollo. Esta es otra razón por la que me encanta cocinar muslos de pollo. El resultado es una carne jugosa en todo momento, siempre y cuando se cocine hasta que la temperatura interna alcance los 165 grados.

CONGELAR: Una vez que el pollo esté frío, colóquelo en un recipiente apto para el congelador o en una bolsa Ziploc. Congele durante 4-5 meses. Descongele el pollo en el refrigerador durante la noche y luego caliéntelo en un horno a 350 grados F durante 10-20 minutos, o hasta que se caliente.

Muslos de pollo con hueso y piel deutsch

Este sencillo paso marca una GRAN diferencia. ¿La razón? La humedad crea vapor mientras se hornea, lo que le dará una piel flácida y pálida en lugar de una piel dorada y crujiente. Da a los muslos un toque en cada lado con una toalla de papel.

Aunque trabajar con el pollo sin hueso puede ser a veces desalentador, prometemos que el sabor añadido, así como el crujiente dorado que puede obtener de la piel, merece la pena.  Los muslos deshuesados y sin piel brillan realmente en salteados, sándwiches y guisos.

Todos estamos de acuerdo en que la mejor parte de un pollo asado es la piel crujiente. Para asegurarte de que así sea, coloca los muslos con la piel hacia arriba en la sartén y ponlos sobre las patatas de forma que cada muslo tenga espacio alrededor para que circule el aire. Los trozos que estén demasiado juntos provocarán el temido vapor que mencionamos antes, dificultando la búsqueda de una piel crujiente.

Como toda la carne, los muslos de pollo están mejor sazonados generosamente. No olvide sazonar AMBOS lados con sal; recuerde que no sólo está sazonando el exterior. A medida que la carne se vaya cocinando, la sal se irá introduciendo en la carne, aromatizando cada pieza por completo. (Además, la sal ayuda a la carne a retener la humedad, lo que se traduce en unos muslos más jugosos y rellenos. ¡Ganar/ganar!  Por cada kilo de carne que tengas, piensa en utilizar aproximadamente una cucharadita de sal. A partir de ahí, los demás condimentos dependen totalmente de ti.

X