Recetas con mijo para cenar

Recetas de palmitos

El mijo, a menudo utilizado como sustituto sin gluten de la avena, está relacionado con una digestión saludable y tiene un alto contenido en proteínas. Estas gachas serán más cremosas que la avena normal y son comparables a la textura de la polenta o la sémola.

No hay nada mejor que la textura cremosa de la berenjena cuando se cocina a fuego lento durante mucho tiempo. Si se le añade un poco de tomate, el sabor de la melaza de granada, un buen puñado de hierbas frescas y los granos de granada, se obtiene algo realmente especial.

Si te gusta el risotto, pero no tienes horas libres, prueba a sustituirlo por mijo, un grano naturalmente sin gluten. Se cocina rápidamente y constituye una maravillosa base cremosa para casi cualquier mezcla. Esta sencilla receta lleva maíz fresco, directamente de la mazorca, y está cubierta con queso Parmigiano-Reggiano rallado y cebollino.

Es un plato perfecto para hacer antes de tiempo o para llevar a una reunión. La calabaza y la salsa de tahini se pueden preparar con un día de antelación, mientras que el mijo se conserva perfectamente durante un par de horas. Si no conoces el mijo, es un cereal nutritivo, sin gluten y con un alto contenido en proteínas, hierro, vitaminas del grupo B y zinc.

Gachas de mijo

El guiso de Jodi Moreno es un triunfo para la cena. La berenjena puede ser una verdura difícil de cocinar, pero este plato la hace fácil y deliciosa. El mijo absorberá la pasta de harissa, infundiendo en cada bocado chile norteafricano y notas de comino, cilantro y ajo.

Donde hay un grano delicioso, hay una forma de convertirlo en una hamburguesa vegetal. Como el mijo tiene un poco más de sabor que la quinoa o el arroz, es un sustituto interesante. Esta receta también lleva muchas verduras (aromáticas como el apio, la cebolla, la zanahoria y la rúcula picante), por lo que se obtienen toneladas de cosas buenas en una hamburguesa.

Por lo tanto, tienes bastante libertad cuando se trata de tazones de cereales matutinos. Cualquier baya, fruto seco o aderezo que quieras es válido. Lo que nos encanta de estas opciones son las combinaciones creativas de calabaza y jarabe de arce, coco y bayas de goji y plátano con tahini.

Cuencos de cereales por la mañana, cuencos de cereales por la tarde, cuencos de cereales a la hora de la cena. Puedes comer cuencos de cereales en cualquier momento, pero no dejes que tus papilas gustativas se aburran. Prueba esta versión con verduras asadas que combina muchos ingredientes atrevidos, como alcachofas y ralladura de limón.

Hamburguesa de mijo

Variaciones de la receta de pasteles de mijoComo sabía que esta receta de mijo estaba bien probada, me metí con ella.  Sabía que muchos de ustedes preguntarían cómo hacer los pasteles veganos, así que los probé de dos maneras. En la mitad, seguí la receta y utilicé un huevo y yogur para ligar las empanadas. En la otra mitad, utilicé linaza y leche de almendras para hacerlas veganas. Adivina qué: ¡las dos formas funcionaron!  El mijo pegajoso fue suficiente para unir las empanadas, con o sin huevo, así que es fácil hacer esta receta vegana y sin gluten.No seguí otra instrucción: Horneé mis tortitas de mijo en lugar de freírlas en la sartén como se recomendaba. Nos encantaron horneadas, así que me imagino que al freírlas en la sartén estarían más sabrosas.

Volviendo al libro, lo vas a querer en tu cocina.  En su interior encontrarás más de 700 recetas, consejos para cocinar verduras, explicaciones sobre los ingredientes, instrucciones para cortar paso a paso y mucho más. Es un gran recurso para los vegetarianos o para cualquiera que quiera incorporar más comidas sin carne a su vida. Muchas de las recetas son también veganas y sin gluten. Cómpralo aquí.

Risotto de mijo

El mijo es rico en fibra y proteínas, lo que puede ayudar a frenar el hambre al reducir los niveles de hormonas del hambre como la grelina. (Foto: Shalini Rajani)El viaje del mijo no consiste sólo en convertirlo en un alimento cotidiano, sino también en la porción adecuada y la combinación que lo convierte en una comida equilibrada.

Afortunadamente, cada vez somos más conscientes del control de las porciones, y cuando me preguntan: “¿Cuánto mijo es demasiado mijo?”, suelo responder: “Cuando empieces a observar cómo se comporta tu intestino con los distintos granos, lo sabrás por ti mismo. Dale un tiempo”.

Hoy comparto un plato en el que he intentado limitar los carbohidratos, aumentando el contenido de proteínas de esta comida vegetariana. Para añadir más diversión, utilicé remolacha y verduras de cosecha propia, elegí mijo proso -porque es el más rico en proteínas- y la lenteja de gramo verde se hizo ácida con la adición de grosella india (amla).

2. En una sartén de fondo grueso, se calienta el aceite y las especias crudas como la canela, el comino y las semillas de cilantro. Cuando empiecen a chisporrotear, añadir el heeng, el jengibre, el ajo y los chiles verdes. Cocínalo hasta que veas que el jengibre y el ajo se doran.

X