Receta pisto andaluz con patatas

Pisto español de la calle de la leche

Pelar las patatas y cortarlas en rodajas. Pelar la cebolla y picarla finamente. Enjuagar los pimientos, cortarlos por la mitad, quitarles las semillas y las costillas y cortarlos en trozos. Desmenuzar el queso feta. Freír las patatas en la sartén tapada durante unos 10 minutos en aceite caliente, removiendo de vez en cuando. Añadir las cebollas y los pimientos y freír otros 3-4 minutos. Batir los huevos con sal, pimienta y romero, mezclar con el queso feta y verter sobre las verduras. Hornear durante unos 10 minutos. Mezclar el queso rallado con el pan rallado y espolvorear sobre la tortilla. Hornear durante unos 10 minutos más hasta que se dore.

Receta de pisto manchego con berenjena

Esta receta tradicional local, que significa “patatas del pobre”, es una magnífica alternativa a las patatas habituales que se sirven con la comida.    Este plato se suele cocinar en las fiestas locales en grandes cacerolas para 50 personas o más.    Es un gran plato de fiesta y se puede cocinar fácilmente en casa para 10 o 20 personas en una sartén grande y profunda sobre un quemador de paella.

Añade un poco más de aceite a la sartén. Añade los pimientos rojos y la cebolla, y cocínalos durante unos minutos. Añade el ajo y revuélvelo. Rehogar el ajo durante uno o dos minutos. Volver a poner las patatas cocidas en la sartén y sazonarlas con sal y pimienta. Remover la sartén o agitarla para que se mezcle todo. Añade el perejil y agita la sartén para mezclar todos los ingredientes.

Yo suelo añadir sólo los pimientos y las cebollas a las patatas, seguidos del ajo.    Es un plato bastante aceitoso, así que utilice aceite de oliva virgen extra, y no espere que las patatas queden crujientes, no están destinadas a ello.

Cerca del Cortijo Las Salinas, donde vivo, en la Anadlucia rural del sur de España, todos hemos visto las coloridas montañas de frutas y verduras en nuestros puestos del mercado local, pero ¿a dónde van después?    Parece que no a la cocina de ningún bar o restaurante.

Receta de pisto

Por Melissa Clark|Los franceses tienen un genio para cocinar con verduras. Hasta la más humilde cebolla se transforma en algo glorioso en manos de un cocinero galo. El pisto, una de las joyas de la cocina provenzal, es un buen ejemplo de esa tradición. Forma parte de The New Essentials of French Cooking, los 10 platos definitivos que todo cocinero moderno debería dominar. Compre el libro.

Hay muchas formas de cortar las verduras para el pisto, pero una combinación de rodajas, rondas y lanzas da al guiso un aspecto atractivo y un cierto contraste de texturas. (Repasa tu técnica con nuestra guía de habilidades básicas con el cuchillo).

El ratatouille es una receta más libre y sencilla que muchas de las que se encuentran en el canon de la cocina francesa, ya que requiere pasar más tiempo eligiendo los ingredientes que manipulándolos. Dicho esto, hay algunas técnicas que le ayudarán a conseguir el plato con más sabor.

Receta de pisto francés

Aunque hay muchas formas de hacer pisto, a mí me gusta cocinar la berenjena y el calabacín por separado para mantener su integridad. No es un plato rápido de hacer, pero no es difícil, y el resultado merece sin duda el esfuerzo. Ten en cuenta que la preparación de las verduras es un proceso meditado, así que no te apresures.

Si tuviera que dar una clase de cocina de verduras a alguien que no supiera nada de cocina ni de verduras, esta es la receta que elegiría. ¿Por qué? Porque se aprende a comprar las mejores y más frescas verduras, a prepararlas adecuadamente para cocinarlas y a cocinarlas para sacar sus mejores cualidades.

Las berenjenas deben tener una piel morada brillante y estar firmes por todas partes. Los calabacines también deben estar firmes y tener la piel brillante y sin manchas. Y recuerde seleccionar calabacines pequeños (de 15 a 20 cm de largo); tienen un interior denso con semillas no maduras y son los mejores para el pisto. Puede utilizar calabacines verdes, amarillos o ambos. Las berenjenas deben pelarse, cortarse en trozos y salarse para eliminar parte de su agua. Cuando se cocinan, el sabor de la berenjena es más concentrado. Los calabacines también deben cortarse en trozos y salarse por la misma razón, pero no es necesario pelarlos. Al cabo de una hora aproximadamente, se da una palmadita a la berenjena y al calabacín con papel de cocina para secar su superficie y ya están listos para freír. Las verduras húmedas no se dorarán bien.

X