Receta de sopa de pollo

Receta de sopa de pollo para el resfriado

Tanto si alguien se siente indispuesto como si sólo necesita reponer fuerzas, una receta de sopa de pollo es justo lo que necesita. Aquí tenemos todas nuestras recetas favoritas, desde la clásica sopa de pollo con fideos hasta las sopas de pollo tradicionales, como la de pollo y albóndigas, así como recetas de sopa de pollo cremosa, sopa de pollo mexicana y un montón de recetas fáciles para hacer entre semana. Incluso le mostraremos cómo hacer su propio caldo, para ahorrar dinero y añadir sabor. ¿Tienes una receta de sopa de pollo favorita? Cuéntanosla en los comentarios, más abajo.

Consejo: Guarda los huesos sobrantes del pollo asado (o asado) en tu congelador, y cuando tengas suficientes, ¡úsalos para hacer caldo de pollo casero! Es una base mucho mejor para la sopa que la comprada en la tienda, y es mucho, mucho más barata.

¿Quieres cambiar un poco? Una guarnición de eneldo fresco y puerros dulces caramelizados añaden sabor a tu comida favorita. ¿Lo mejor? Puedes utilizar pollo asado ya preparado (¡hola, asado!)Consigue la receta de Sopa de pollo con fideos y puerros.

Sopa de pollo con muslos de pollo

Te encanta la sopa de pollo que te dan en los restaurantes, pero cuando intentas hacer la tuya en casa, le falta sabor. Unos pocos ingredientes clave pueden ayudarle a dar sabor a la sopa de pollo y animar una receta sosa y aguada.

Consejo Las especias y hierbas de la sopa de pollo incluyen sal, pimienta negra, perejil seco, ajo en polvo y cebolla en polvo. También puede modificar su receta para dorar primero el pollo y las verduras, desglasar con vino blanco y terminar con un caldo de calidad para darle sabor.

Comience con ingredientes de alta calidad y utilice técnicas de cocción adecuadas para sacar el sabor de su condimento para sopa de pollo. Si ya has cocinado la sopa de pollo y no tiene sabor, aún puedes tomar medidas para animarla.

Empieza por lo básico. Asegúrate de que has añadido suficiente sal y pimienta negra. Un exceso de sal significa que los sabores de la sopa quedarán ocultos. Cuando sepas que la sopa está suficientemente salada, pasa a otros condimentos como hierbas y especias.

Las hierbas frescas añaden una nota de frescura a una sopa de pollo insípida. Añade uno o dos ramitos y déjalos en remojo mientras la sopa se cuece a fuego lento entre 10 y 30 minutos, o pica las hierbas y échalas para conseguir un color y un sabor casi inmediatos.

Sopa de pollo asiática

¿Por qué es tan excelente esta sopa de pollo? ¡Porque es cremosa! ¡Y es un poco dill-y! Y, como es una receta de sopa de pollo TMP, ¡es parmesana y ajo! Por lo tanto, es extremadamente extra adorable. La sopa de pollo es genial. Nos encanta. La hacemos todo el tiempo en todas sus formas -la clásica con fideos, o con coco, o con arroz, o con frijoles blancos- y nos encanta de cualquier manera que se haga. Pero esta receta de sopa de pollo cremosa es nuestra obsesión actual. La riqueza añadida de la leche y la mantequilla es simplemente fantástica. En los meses más fríos, queremos cosas que nos den la sensación de que se quedarán con nosotros: tazones calientes de sopas cremosas y sustanciosas que podamos envolver con nuestras manos frías, llevar a nuestros labios azules congelados y sorber profundamente para calentarnos desde dentro. Esta sopa no sólo se repite, sino que se reproduce automáticamente: es fácil, se prepara rápidamente y es casi universal. Acompáñala con un poco de pan crujiente y ya está, la cena está hecha.

¡Sólo lo básico, aquí! El ingrediente clásico de la sopa de pollo, más las cosas cremosas, es igual a lo delicioso. Cuando decimos “pollo cocido” nos referimos a toda la carne de un pollo asado o a un pollo que hayas preparado con antelación (pollo escalfado, por ejemplo). Aquí está todo lo que necesitarás:

Sopa de pollo entera

¿Ha oído alguna vez la expresión “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”? Atribuido al antiguo médico griego Hipócrates, el dicho hace referencia a los poderes curativos de las cosas que comemos, desde el ajo crudo que muchos juran que hace desaparecer un resfriado hasta la miel local que los alérgicos afirman que alivia sus síntomas.

Sin embargo, para la mayoría de nosotros, el alimento medicinal número 1 que hemos utilizado a lo largo de nuestra vida es probablemente la sopa de pollo, cuyas propiedades para calmar la gripe y el resfriado muchos conocemos desde nuestra más tierna infancia. ¿Quién no recuerda estar en casa después del colegio, metido en la cama, viendo los dibujos animados mientras mamá o papá colocan un plato de sopa caliente en la bandeja del televisor? Aunque podría parecer que los poderes curativos de la sopa de pollo son un mero efecto placebo, hace años que la ciencia respalda lo que muchos de nosotros sabemos desde siempre: la sopa de pollo realmente disminuye los síntomas del resfriado y la gripe, e incluso puede ayudar a acelerar el tiempo de recuperación (vía ScienceDaily). ¿Qué tiene la sopa de pollo que nos hace sentir mejor? Siga leyendo para descubrirlo.

X