Receta de pulpitos en salsa

Pulpo griego en salsa de tomate

Si quiere probar un plato clásico griego, ¡el pulpo es imprescindible! Con esta sencilla receta de pulpo a la griega podrá cocinar perfectamente esos tentáculos con un proceso simple que además realza su sabor natural.

Durante muchos años he sido reacia a cocinar esta pequeña delicia en casa, aunque era una gran fan cuando visitaba una taberna local, ¡especialmente durante mis viajes de verano por las islas! Hasta que un día decidí superar mis miedos y probarlas.

Me sorprendió descubrir que en realidad no hay mucho que hacer. Hay que hervirlo hasta que esté hecho pero todavía “crujiente”, freírlo para que esté más crujiente y desglasar con algunas especias mediterráneas frescas y ouzo. Y ¡qué delicia resultó ser!

Asegúrate de no añadir agua al pulpo, ya que soltará suficiente agua por sí mismo. Tampoco añadas sal, ya que el pulpo ya está suficientemente salado, y ten cuidado de no cocinarlo demasiado porque se pondrá blando.

Añade a la sartén las cebollas cortadas y los tomates picados, junto con 1 ó 2 cucharadas de aceite de oliva y un diente de ajo o dos, y remueve. Deja que se cocine durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las cebollas se caramelicen.

Оставить отзыв

No hay que sentir ansiedad por cocinar el pulpo. Es fácil, y conseguir resultados tiernos no requiere más que tiempo. Esta receta de pulpo hervido en los fogones es todo lo que necesitas, y a partir de ahí puedes hacer lo que quieras con tu cefalópodo perfectamente cocido.

Daniel se unió al equipo culinario de Serious Eats en 2014 y escribe recetas, reseñas de equipos y artículos sobre técnicas de cocina. Antes de eso, fue editor de alimentos en la revista Food & Wine y redactor de la sección de restaurantes y bares de Time Out New York.

La gente ha inventado todo tipo de trucos locos para garantizar que el pulpo se cueza bien y esté tierno, pero la mayoría de ellos son innecesarios e ineficaces. No es necesario un método popular como añadir un corcho de vino a la olla; no es necesario golpear el pulpo contra una roca (o con un machacador de carne); y definitivamente no es necesario ponerlo en el ciclo de centrifugado de la lavadora (sí, algunas personas lo hacen). Lo sabemos porque hemos probado todos esos trucos… excepto el de la lavadora. Lo único que necesitas es tiempo; tienes que cocer el pulpo el tiempo suficiente para que el colágeno duro y masticable de su carne se convierta en una gelatina sedosa y tierna. Tenga paciencia y se verá recompensado con un pulpo excepcional con una textura encantadora, listo para ser comido tal cual, o para ser asado en una sartén o carbonizado sobre las brasas de una parrilla.

Salsa de pasta de pulpo

Esta receta de polipetti affogati, que significa “pulpo ahogado” en inglés, es un buen ejemplo de la cocina napolitana sencilla pero deliciosa, y recibe su nombre del proceso de “ahogar” los pulpos en salsa de tomate. Este guiso de marisco es digno de un festín, ya sea para comerlo como antipasto acompañado de rebanadas de pan tostado o para aderezar la pasta como plato principal más sustancioso.

En una sartén grande se añade el aceite con el ajo y se pone a fuego medio-alto. Cuando empiece a chisporrotear, añadir los pulpitos y sazonar generosamente con sal. Cocinar con una tapa, girando de vez en cuando los pulpos para que se doren por todos los lados.

Al cabo de unos 10 minutos, los pulpos se habrán enroscado y habrán soltado su jugo. Añada el vino, deje que se reduzca a la mitad y añada los tomates y las escamas de guindilla. Remover, volver a tapar y dejar cocer a fuego lento durante unos 90 minutos, o hasta que la carne esté tierna; esto puede variar según el tamaño de los pulpos. Remover cada 30 minutos para evitar que se pegue al fondo de la cazuela.

Salsa para pulpo a la parrilla

El pulpo a la brasa en salsa de pimentón es una receta sencilla: la mayor parte del trabajo está en la preparación del pulpo para su acabado. Básicamente, se cuece el pulpo en su propio jugo y luego se corta en trozos y se adereza con una salsa de pimentón y ajo mientras está caliente. Se trata de una variante de una receta española conocida como pulpo a la gallega, aunque ésta se guisa en lugar de hervirse. Cualquier tamaño de pulpo sirve para esta receta, que sirve para cuatro personas como entrante o tapas.

Si el pulpo es fresco, póngalo en el congelador durante 24 horas para ablandarlo. Cuanto más grande sea el pulpo, mejor, porque el proceso de preparación del pulpo lo reduce en tamaño. Ablandar el pulpo adecuadamente es el secreto del éxito al cocinarlo. Aunque el pulpo puede ser duro cuando la preparación se hace mal, un método de cocción largo y lento da como resultado un plato sorprendentemente tierno y sabroso.

X