Receta de garbanzos con bacalao y espinacas

Bacalao con garbanzos

Cubrir los garbanzos con abundante agua fría y dejarlos en remojo durante 24 horas. Si se utiliza bacalao fresco salado, cubrirlo con agua fría y dejarlo en remojo durante una hora, si no lo ha hecho ya. Escurrir los garbanzos y ponerlos en una cazuela o cacerola grande a prueba de fuego. Pelar toda la piel suelta de la cabeza de ajos y añadirla a la cazuela con la mitad de la cebolla picada, las hojas de laurel, 50 ml de aceite de oliva y dos litros de agua fría.

Poco antes de que los garbanzos estén listos, ponga a hervir 500 ml de agua en otra cacerola, añada el bacalao salado y cueza a fuego lento entre seis y ocho minutos, o hasta que esté bien cocido. Pasar el pescado a un plato y, cuando esté lo suficientemente frío como para manipularlo, partirlo en copos grandes, desechando la piel y las espinas. Reservar el agua de cocción.

Calentar tres cucharadas de aceite en una sartén a fuego medio. Añadir la cebolla restante, el ajo picado, los copos de guindilla secos y el pimentón y freír durante seis o siete minutos hasta que estén blandos y ligeramente dorados.

Añadir los tomates y cocinar durante otros 10 minutos, o hasta que se hayan deshecho en una salsa espesa. Retire y deseche las hojas de laurel de los garbanzos. Saque el ajo y exprima la pulpa de cada diente en la sartén. Deseche la piel.

Recetas de bacalao y espinacas

Estos vasitos de crema de garbanzos con bacalao y espinacas te vendrán de perlas para preparar un aperitivo de Semana Santa. Con el mismo aire tradicional de siempre pero presentado de forma individual para disfrutar sin empacharse.

Y es que no hay fiesta que se precie en la que no nos sentemos a comer y disfrutar. Aunque estemos en Semana Santa y sea sinónimo de moderación y sacrificio siempre tenemos tiempo y ánimo para deleitarnos con la comida casera.

Estas tazas son muy sencillas de hacer, de hecho están pensadas como receta de cosecha para dar salida a unos garbanzos ya cocidos. Los trituramos con el caldo para hacer una crema suave, añadimos unas hojas de espinacas y unas migas de bacalao y ya tenemos el aperitivo resuelto.

Si quieres preparar una comida con temática de Semana SantaAdemás de estos vasitos de crema de garbanzos con bacalao y espinacas puedes preparar unos buñuelos o Croquetas . Luego de primero una sopa de ajo y de segundo un espíritu de bacalao. Los postres ya los dejo a vuestra elección pero lo imprescindible serían unas torrijas o unos pestinos Caseros

Pescado al horno con espinacas, garbanzos y tomates

Tener un tarro de harissa en la alacena o en la nevera es de gran ayuda cuando se necesita algo que añada un poco de picante y fuerza a la cocina, y este es un plato rápido y sabroso, perfecto para la mitad de la semana. En este caso, la harissa añade un aroma ahumado al delicado pescado. Sírvelo con una guarnición de cuscús o rebanadas de pan fresco, si quieres.

Poner las semillas de alcaravea en una sartén profunda con tapa a fuego medio y tostarlas durante 30 segundos hasta que estén fragantes. Añade una cucharada de aceite y luego el comino y el ajo y cocina durante otros 30 segundos hasta que estén fragantes. Incorporar el puré de tomate y los garbanzos hasta que estén bien cubiertos y añadir los tomates en lata, los tomates cherry (si se utilizan), 150 ml de caldo y el azúcar. Sazonar bien con sal y pimienta. Llevar a ebullición, reducir el fuego, tapar y cocer a fuego lento durante 5-6 minutos, removiendo de vez en cuando.

Retirar la tapa y cocer a fuego lento durante otros 6-8 minutos, añadiendo un chorrito más de caldo si es necesario. Incorporar las espinacas, un puñado cada vez, hasta que se marchiten. Dar un buen chorro de zumo de limón, comprobar la sazón y añadir una cucharada de perejil.

Pastel de bacalao y espinacas

¿Habéis pasado una buena Semana Santa? Hoy es el último día de este fin de semana largo. En Oxford ha hecho sol y frío al mismo tiempo lo que te deja una extraña sensación de estar viviendo un invierno que se resiste a irse. El lado bueno es que esto me da un montón de posibilidades para recetas que normalmente no se cocinarían en estos días. Sí, estoy hablando de guisos.

Mis feeds sociales se han llenado de recetas de Semana Santa. Por destacar algunas de las personas a las que sigo: las torrijas de @paulasapron, el asado de @simplyfoodbymandy, los Hot Cross Buns de chocolate blanco de @nadsycooks y el guiso de carne al estilo argentino de @criollauk. ¿Yo? Hice otra tanda de Hot Cross Buns y la receta la podéis leer a continuación. Potaje de bacalao, garbanzos y espinacas, conocido en español como Potaje de Vigília. Un clásico de nuestra Semana Santa, consiste en un plato contundente a base de pescado que se solía comer el Viernes Santo tras la abstinencia de carne de los cristianos. Sin embargo, no está tan restringido en cuanto a fechas y puede disfrutarse en cualquier momento del año.

X