Receta de brazo de patata relleno

Comidas familiares saludables por menos de 10 dólares

Estas patatas son siempre un gran éxito por aquí, y sé que a ti también te encantarán. No puedes equivocarte con las patatas ahuecadas rellenadas con el puré de patata, la crema agria, el bacon, el queso y las cebollas verdes. Hornéalo por segunda vez y tendrás el título de la receta: patatas dos veces al horno. Creo que encontrarás una razón para hacerlas si buscas lo suficiente. Por ejemplo, hazlas para la cena de esta noche; tu familia te lo agradecerá.

Las patatas dos veces al horno son estupendas para hacerlas con antelación y sacarlas cuando estés listo para hornearlas. Yo las he hecho con 24 horas de antelación y han quedado perfectas. Una vez que las patatas rellenas estén cubiertas con queso y bacon, tápelas y refrigérelas hasta que esté listo para hornearlas. Cuando hornee las patatas en frío, cubra el plato con papel de aluminio (para que el queso no se pegue) durante 30 minutos a 350 F. y luego retire el papel de aluminio y hornee durante 10-15 minutos más hasta que el queso esté derretido y burbujeante.

Esta es una receta de papas horneadas dos veces para toda la familia o para fiestas. Si quiere hacer unas patatas al horno enormes, sólo tiene que cambiar las patatas medianas por 5 ó 6 de esas patatas al horno más grandes de lo normal, y proceder como se indica. ¡Las grandes son prácticamente una comida por sí solas! ¿No necesitas 10-12 raciones de esta receta? Siéntase libre de cortar la receta a la mitad.

Recetas de la dieta de 21 días para la barriga

[clickToTweet tweet=”Estas patatas asadas dos veces satisfarán tu antojo de #comercialidad con proteínas y fibra. Ideales como guarnición o para la cena” quote=”Estas patatas dos veces al horno satisfarán tu antojo de comida reconfortante con proteínas y fibra que llenan. Ideales como guarnición o para la cena”].

Información nutricionalPatatas dos veces al hornoCalorías431% Valor diario*Grasa 20g31%Grasa saturada 9g56%Colesterol 53mg18%Potasio 986mg28%Carbohidratos 42g14%Fibra 3g13%Azúcar 3g3%Proteína 20g40%Vitamina A 615IU12%Vitamina C 14. 4mg17%Calcio 275mg28%Hierro 2mg11%* Los porcentajes de valores diarios se basan en una dieta de 2000 calorías.

Living Well Kitchen participa en el Programa de Asociados de Amazon Services LLC, un programa de publicidad de afiliados diseñado para proporcionar un medio para que ganemos honorarios mediante la vinculación a Amazon.com y sitios afiliados.

Patatas

Esta sopa de patatas al horno es increíblemente cremosa y espesa, pero no lleva nada de nata. Esta cremosa sopa de patatas está aderezada con tus aderezos favoritos de patatas asadas, como bacon crujiente, cebollino, crema agria y queso rallado, para crear una deliciosa sopa apta para el invierno. Si te gusta el puré de patatas, las sopas cremosas y los platos ricos, ¡esta sopa es para ti!

Estamos llegando al final del invierno y no sé tú, querido lector, pero yo he comido tanta comida rica (aunque deliciosa) que empieza a parecer que es hora de aligerar las cosas. Y ahí es donde viene bien esta sopa de patatas al horno. La textura cremosa viene de hacer una base de roux y luego las patatas añaden una cremosidad (piensa en skordalia) así como un poco de leche evaporada y leche. Es tan maravillosamente espesa y cremosa que cuando el Sr. NQN la estaba comiendo dijo que no podía creer que no llevara nata.

Este plato es pura comida reconfortante de la mejor manera posible. A veces quieres algo fácil, sabroso y bueno para ti. Es como un abrazo en un plato. Otras cosas que son como un abrazo son los perros. Nos encanta nuestra nueva incorporación, Milo, y su personalidad ha empezado a aflorar en una semana. Los perros, al igual que los humanos, tienen sus propias personalidades y mientras Teddy odia los paseos en coche, a Milo le encantan. De hecho, le encanta sentarse en la consola central y mirar hacia fuera mientras conducimos (sigue con el cinturón de seguridad puesto). Es lo más bonito y a veces pone su pata en nuestros brazos o apoya su cabeza en nuestros codos.

Patata asada

Como todos los años, me desperté la mañana siguiente al Día de Acción de Gracias con el doble impulso de consumir tarta para desayunar y de arrepentirme con una secuencia interminable de sopas de verduras caldosas hasta que dejé de soñar con la tarta de queso de calabaza, las tartas de almendra y caramelo de arándanos y la seda de chocolate. Sin embargo, me comprometí a hacer triunfar el lado sano este año, pero en algún momento de mi recto camino para comer ensalada de col rizada para el desayuno, el almuerzo y la cena, recordé que la ensalada de col rizada no sabe absolutamente nada como la tarta y eso fue básicamente el fin. Para la cena de esa noche, estábamos atiborrándonos de espaguetis y albóndigas en Carmine’s, seguidos de cannolis de chocolate rellenos. No había ni una cinta de col rizada a la vista.

El domingo por la noche, sin embargo, encontré un medio más feliz entre la inmersión total en mantequilla, crema y chocolate y el tipo de medidas de austeridad que nunca son suficientes cuando hay 33 grados en el exterior: las patatas asadas dos veces, rellenas no sólo con la crema agria y el queso habituales, sino con un paquete entero de verduras. Las verduras hacen que todo sea saludable, ¿de acuerdo?

X