Receta de albondigas en salsa de tomate

Albóndigas en salsa de tomate saludables

Freír en la sartén y hornear son algunas de las formas más comunes de cocinar albóndigas, ya sean de carne picada, de pollo, de cerdo o una combinación de carnes. Sea cual sea la carne que se utilice, la mayoría de las albóndigas se preparan de forma similar.

Cuando se hacen albóndigas, la carne se combina con pan rallado y huevos para ligar y se sazona generosamente con especias y hierbas para potenciar el sabor. Aunque la sartén es la forma más rápida de cocinar las albóndigas, hornearlas es sencillo y puede ahorrarle algunas calorías.

Para que las albóndigas sean equilibradas, deberá utilizar aproximadamente media taza de pan rallado y un huevo por cada libra de carne picada. Añade también una cucharadita de sal por libra y unas pizcas de hierbas frescas, a tu gusto.

También puedes añadir un puñado de queso parmesano, pero en ese caso deberás reducir la cantidad de sal, sobre todo si estás vigilando tu consumo de sodio. La Asociación Americana del Corazón recomienda un consumo diario de no más de 2.300 miligramos.

Las albóndigas pueden cocinarse de diversas maneras, pero en la tradición italiana suelen hacerse a la sartén. Si piensa añadir las albóndigas a una salsa, puede dorarlas rápidamente en una sartén untada con aceite a fuego alto, y luego añadirlas a una salsa que esté hirviendo a fuego lento para terminar la cocción.

Receptor de espaguetis y albóndigas

1 Calentar 2 cucharadas de aceite en una sartén grande a fuego medio. Añadir ½ cebolla picada y cocinarla durante 5 minutos, o hasta que esté blanda y transparente. Añadir los tomates a la sartén (aplastándolos con un tenedor para romperlos), junto con el ajo, el puré de tomate, el azúcar y el romero. Bajar el fuego y cocer a fuego lento durante 25-30 minutos, o hasta que la salsa tenga una consistencia espesa como la de una mermelada. Retirar la ramita de romero y reservar la salsa.

2 Mientras tanto, pon la leche en un bol con el pan durante un minuto más o menos; machácalo con un tenedor. En otro bol, mezcla la carne picada, el queso, la cebolla restante y 2/3 del perejil; sazona. Añadir la mezcla de pan y luego mezclar el huevo batido. Para comprobar la sazón, freír una cucharadita de la mezcla hasta que esté bien cocida y probarla; ajustar la sazón si es necesario.

3 Con las manos enharinadas, dividir la mezcla en 12 y hacer bolas; reservar. En una sartén ancha y poco profunda, lo suficientemente grande como para que quepan las albóndigas en una sola capa, calentar las 4 cucharadas de aceite restantes a fuego medio. Añadir las albóndigas y cocinarlas hasta que se doren por todas partes (unos 8 minutos), dándoles la vuelta con cuidado para que no se rompan. Retirar de la sartén; escurrir el exceso de aceite.

Auténticas albóndigas italianas

Esta fácil receta de albóndigas en olla de cocción lenta utiliza una mezcla de carne de vacuno y salchicha italiana de pavo para una versión aligerada que sigue haciendo una albóndiga sabrosa y jugosa. Son perfectas para una cena entre semana, servidas sobre pasta o con palillos en una fiesta.

Summer ha trabajado en los medios de comunicación gastronómicos durante los últimos 12 años como desarrolladora de recetas, probadora de recetas, periodista gastronómica, ensayista, autora de libros de cocina y conferenciante. Su trabajo ha aparecido en las publicaciones Eating Well, Saveur, Bon Appétit, Grit y Edible Communities, entre otras. Comenzó a trabajar con Simply Recipes en 2017. Su libro, New Prairie Kitchen, ganó el Nebraska Book Award de no ficción en 2016 y Epicurious lo señaló como un libro de cocina “Need to Read”.

Puedes esperar obtener entre 35 y 40 albóndigas del tamaño de una pelota de golf. Este es el tamaño perfecto para servir sobre la pasta para una cena entre semana (y congelar algunas para más tarde), para servir como aperitivo en una fiesta (¿la temporada de fútbol?), o para alimentar a un ejército para la cena del domingo.

La salsa está hecha con productos básicos de la despensa, como tomates triturados en lata, con un poco de pimienta roja triturada para añadir un poco de calor. Mis hijos tienen 8 y 10 años, y no era demasiado picante para ellos. Por supuesto, si no quieres vivir la vida en el lado picante siempre puedes omitirlo.

Albóndigas caseras

Si buscas un plato de espaguetis con albóndigas súper sencillo, reconfortante y sin complicaciones, has llegado al lugar adecuado. Y si te sientes aventurero, también es un buen punto de partida para tu propia versión de este plato clásico.  Para una cena más rápida, puedes usar salsa marinera de bote. O, si tienes algo de tiempo, nos encanta esta sencilla salsa para espaguetis inspirada en Marcella Hazan. No dudes en probar tus hierbas y especias favoritas, probando sobre la marcha.  Tenemos montones de recetas, desde las albóndigas Tex-Mex con queso hasta las albóndigas con Harissa picante; no tengas miedo de experimentar con tus mezclas, hay tantas combinaciones de sabores deliciosos para las albóndigas esperando a que las descubras. Sea cual sea el sabor que les des, asegúrate de no llenar la sartén mientras las fríes. Si es necesario, fríe en tandas, para que cada albóndiga tenga la oportunidad de formar una deliciosa corteza dorada. Háganos saber cómo le fue en la sección de comentarios más abajo.

X