Receta caldo de pescado canario

Los secretos para hacer el auténtico cocido catalán

Ya te hemos enseñado antes a preparar el típico ‘Mojo Rojo’ canario, la salsa roja picante de las Islas Canarias, que suele servirse con unas pequeñas y saladas papas cocidas, las ‘Papas Arrugás’. En esta ocasión queremos introducirle en el mundo del Gofio canario, una harina de mezcla de granos que es un ingrediente principal en una gran variedad de platos tradicionales en las Islas Canarias.

El Gofio es una harina hecha de diferentes granos tostados, como el maíz y el trigo, machacados en un molino de piedra tradicional hasta conseguir una harina más o menos fina, normalmente mezclada con un poco de sal. Se pueden encontrar Gofios de maíz, aptos para dietas sin gluten, y otros sólo de trigo o incluso mixtos. Todavía hay restaurantes en Tenerife que producen su propio Gofio en molinos de piedra locales y lo utilizan para preparar una gran variedad de platos dulces y salados, ¡hay incluso helados con sabor a Gofio!

La harina de Gofio tiene una larga historia en las Islas Canarias, ya que era el principal alimento de los guanches, los habitantes originales de Tenerife. Por aquel entonces, era un elemento esencial en su dieta en épocas de escasez de alimentos. Desde entonces, el gofio sigue siendo un ingrediente fundamental en la dieta canaria. Se utiliza como sustituto de la harina de trigo normal, ya que es más sabrosa gracias a su sabor tostado o como complemento de todo tipo de creaciones para hacerlas más nutritivas.  Su alto porcentaje de minerales, hidratos de carbono y proteínas lo convierten en un superalimento.

POCHERO DE TERNERA – CÓMO COCINAR

La cocina lanzaroteña, como la del conjunto de las Islas Canarias, se caracteriza por la sencillez en la elaboración de los platos con ingredientes de primera calidad. En Teguise hay muchos lugares para disfrutar de una comida realmente excelente, ya sea cocina tradicional o cocina de autor de vanguardia.

El caldo de pescado o el sabroso caldo de millo. Para el caldo de pescado se suelen utilizar especies como el mero, el dentón y el besugo, entre otras. Además de maíz, el caldo de millo contiene varias verduras y una pizca de cilantro.

La harina de gofio se utiliza en todo el archipiélago canario. Se trata de maíz molido tostado, trigo, cebada o una mezcla de cereales. Se puede utilizar de diferentes maneras, como amasada en una masa con agua y sal, con miel, o diluida en caldo, guisos o leche. El gofio es un ingrediente clave de la dieta canaria, e incluso se utiliza para preparar helados, cremas, sorbetes y mousses.

De todos los guisos de nuestra cocina, el sancocho es sin duda el más típico. Este guiso se elabora con pescado salado, patatas y boniatos, y se sirve con una cucharada de masa de gofio y la infaltable salsa de mojo. El tipo de pescado utilizado puede variar, pero el más adecuado suele ser el cherne o el mero.

Caldo de carne alemán + tortitas: Rindersuppe/Rinderbrühe +

Se trata de un rico y satisfactorio guiso de marisco originario del País Vasco, en los Pirineos y en la costa atlántica, en la frontera entre España y Francia. Lo que hace que este guiso sea especial es una combinación de marisco, pimentón picante y dulce y una combinación de hierbas.  Un buen caldo de pescado es importante para esta receta, pero se puede sustituir por caldo de pollo o agua. En esta versión utilizamos pulpo pequeño, lubina rayada, gambas y vieiras pequeñas, pero los mejillones, la carne de cangrejo, cualquier tipo de pescado firme, o realmente cualquier otro marisco servirá – sólo asegúrese de tener una variedad.

Este guiso está realmente a la altura de las circunstancias con un pan crujiente de buena calidad y un buen vino blanco. Una opción perfecta sería un Albarino español o californiano, pero un verdelho, un pinot grigio, un riesling seco o un grillo italiano serían excelentes, al igual que un assyrtiko griego. Si eres un bebedor de cerveza, una cerveza belga ligera también estaría bien.

Receta Pochero Sin Aceite

NotasPara pelar el tomate más fácilmente, lo mejor es escaldarlo primero. Añade a una olla agua suficiente para cubrir el tomate y prepara un recipiente con agua fría y cubitos de hielo. Calienta el agua en la olla y mientras tanto quita la parte dura de la parte superior del tomate y haz una x en la parte inferior con un cuchillo. Cuando el agua de la olla esté hirviendo, introduce el tomate y déjalo ahí durante 20 segundos. Luego retíralo y ponlo en el baño de agua fría para detener el proceso de ebullición. Ahora debería ser más fácil de pelar.

X