Receta caldo de navidad cataluña

Grandes recetas de sopa

El día antes de preparar el plato, pon los garbanzos en remojo en una olla llena de agua fría con un poco de bicarbonato. Limpia bien todas las carnes, eliminando cualquier resto de sangre, grasa, pelos o plumas. Llenar una olla grande con agua y añadir el pollo, la ternera, el jamón, el tocino y la oreja, el hocico y las patas de cerdo a la olla. Llevar la olla a ebullición durante al menos 1 ½ horas. Es importante quitar la espuma de la superficie de la olla mientras se cocinan las carnes. Mientras tanto, cocer los garbanzos por separado y preparar la albóndiga. Poner los garbanzos en una olla a presión con gran cantidad de agua y un poco de sal. Tapar bien. Una vez que empiece a salir vapor por la válvula de la olla, los garbanzos deberían tardar aproximadamente otros 45 minutos en estar bien cocidos.

Sopa de galets

SOPA DE GALETS El tradicional caldo de Navidad se elabora con verduras (zanahoria, puerro, nabo, patata, col) y diferentes carnes (pollo o gallina, cerdo y ternera) que hierven en una gran olla con agua. El secreto de un gran caldo navideño está en el tiempo de cocción, que debe ser lento, entre 3 y 5 horas, para conseguir un caldo concentrado, con mucho sabor. Añadir al final los lumaconi grandes una pasta grande en forma de caracol y pequeñas albóndigas picadas hechas con ajo y perejil (en mi casa rellenamos los lumaconi con ello) y servir la sopa.La tradición es empezar la comida con la sopa, y muchas veces también comer la carne y las verduras que quedan en la olla.

MARIDAJEEl guiso y la carne de la olla son una sucesión de grasas y gelatinas, junto con aromas vegetales de larga cocción.Mejor maridaje con vinos de tanicidad moderada. ¡Nuestra elección ha sido Perinet 2016.Fresco, con mineralidad, volumen, fruta y un carácter rústico que pensamos (¡y probamos!) va bien con una buena sopa catalana de Navidad.Con Perinet 2016 el aroma de su crianza en roble desatará unas notas tostadas que integrarán el aroma de la cazuela y la frescura una acidez que, dejará secas las grasas y las gelatinas.La presencia de los taninos de la madera y la acidez harán un gran trabajo para equilibrar la boca y hacerla salivar.Ahora sólo queda disfrutarla con tus seres queridos!

Receta de sopa catalana

Este post contiene enlaces afiliados o patrocinados. Es posible que nos paguen por publicarlos o si haces clic en ellos o compras a través de ellos.  Si el enlace de afiliación aumentara sus costes, no lo utilizaríamos. Tu confianza es más importante que cualquier comisión. Más información sobre nuestra política de enlaces aquí.

Primero nos deleitaremos con el rico caldo con galets. Luego se expondrán las verduras, legumbres y carnes en grandes bandejas y cada comensal elegirá los alimentos de su gusto. Puede que no suene tan lujoso y elegante como una mariscada, pero el hecho de compartir y socializar hace que comer escudella en Navidad sea una fiesta alegre.

La receta de la escudella es sencilla, pero lleva tiempo hacerla. Y requiere muchos ingredientes. Al fin y al cabo, ¡se está preparando un banquete de Navidad campesino! Además, la lista de ingredientes es muy flexible: ¿no tienes nada? Sustitúyelo por algo similar o simplemente sáltalo. Pero cuantos más ingredientes, más rico será.Hacerlo desde cero puede llevar toda una mañana. Más aún si prefieres usar garbanzos secos y dejarlos en remojo toda la noche, etc. Por eso me decanté por los garbanzos en lata en primer lugar. Pero el día de Navidad es un día muy ocupado: querrás preparar el caldo el día anterior. Así, el día de Navidad sólo tendrás que cocer la pasta y estarás libre para atender a tus invitados. Además, dejar que los ingredientes se asienten en el caldo durante la noche permitirá que liberen aún más sabor en el caldo. Eso es una ventaja de hacerlo el día anterior! SERVIR 10 PERSONAS APROX.

Sopa de Cataluña

Escudella significa “cuenco”, y en Cataluña es el nombre de una gran sopa de cocido, escudella i carn d’olla, que se suele hacer en Navidad. El sabor rústico de este guiso se manifiesta en los huesos y las patas, cuya gelatina dan una gran untuosidad al plato, y en las hortalizas rudas como la col y los nabos, tan comunes en las montañas y montes.

Cada familia puede prepararlo de forma un poco diferente, quizás utilizando pasta, así como coles, judías blancas, garbanzos o diversas verduras de invierno como los nabos. En la Edad Media, la escudella familiar no sonaba tan deliciosa como esta receta y es probable que se comiera en un cuenco, ya que eran demasiado pobres para tener cuencos individuales. Al igual que el cocido de Andalucía o la ouillade en el Rosellón, en la parte francesa de Cataluña, la escudella está pensada para ser una comida contundente de un solo plato. Su preparación en Cataluña es lo suficientemente notable como para que Colman Andrews, un estudioso de la cocina catalana, la haya llamado la especialidad ur-catalana. Joseph Pla, el gran gastrónomo catalán, decía que una buena escudella, tal y como se hacía antes, vale hoy una fortuna.

X