Pan de pascua casero receta chilena

Pan de Pascua italiano

Cuando visite Chile, si siente que ve panaderías en casi todas las cuadras y se pregunta si su mente le está jugando una mala pasada, no es así. Los chilenos son los segundos mayores consumidores de pan del mundo, después de los alemanes, y cada persona guarda una media de entre 86 y 95 kilos de pan al año.

Aunque pueda parecer mucho, una vez que se prueba el pan chileno, es fácil ver por qué el pan es el principal alimento de Chile: ¡es delicioso! Casi todos los días del año, las panaderías de todo el país producen un lote tras otro de pan caliente y fragante de muchas variedades que desaparecen rápidamente en bolsas para llevar, ya que los clientes se los llevan a casa antes de que el pan se enfríe para la hora del té. Mucha gente come pan con la mayoría de las comidas. Para entender realmente el carácter nacional, es imprescindible ir a la panadería del barrio para probar las distintas variedades.

Para empezar su educación sobre el pan chileno, aquí tiene 6 de los panes favoritos de Chile que probablemente encontrará en una comida repartida, y que debería probar. Cuéntanos tu pan chileno favorito en los comentarios a continuación.

Recetas de comida navideña en Chile

Este hermoso pan de Pascua trenzado es un elemento que no puede faltar en ningún menú de Pascua; de hecho, es uno de los alimentos tradicionales de Pascua más significativos de todo el mundo. Rociado con un glaseado dulce y cubierto con huevos de colores y chispitas, es un delicioso postre y un impresionante centro de mesa, ¡todo en uno! Este pan de levadura es un maravilloso postre de Pascua porque no es abrumadoramente dulce (y eso significa que puedes sacar todos los dulces que quieras de las cestas de Pascua de tus hijos). Tanto si utiliza un kit para teñir huevos comprado en la tienda como si utiliza técnicas para teñir huevos de forma natural, los huevos de colores son un divertido complemento para este caprichoso pan.

Al igual que el challah, el pan de Pascua se elabora con una masa enriquecida, lo que significa que incluye ingredientes más ricos como mantequilla, leche y azúcar. Además de añadir sabor al pan de Pascua, estos ingredientes lo hacen más tierno y suave. El pan de Pascua también tiene un ingrediente que otros panes enriquecidos no tienen: ¡huevos enteros que se introducen en el pan trenzado!

Sí, puedes comer los huevos que se cuecen en la parte superior del pan de Pascua. Para esta receta, se tiñen los huevos crudos y se introducen en la masa; se cuecen en el horno hasta que quedan bien blandos. También se pueden utilizar huevos duros teñidos para esta receta, pero estarán un poco pasados de cocción después de hornearlos. En cualquier caso, asegúrate de que los huevos teñidos estén secos y a temperatura ambiente antes de hornearlos para evitar que el tinte se derrame sobre el pan. No te preocupes, es inevitable que se derrame un poco, pero puedes cubrir esa parte con el glaseado y muchas chispas.

Cómo se hace el pan de pascua

El pan de pascua es un pastel chileno que se consume tradicionalmente en la época de Navidad[1]. Aunque “pascua” significa principalmente Pascua y secundariamente Pascua, también puede significar Navidad y Epifanía[2] En Chile tanto Navidad como Pascua se utilizan para referirse a la Navidad[3] A pesar de su nombre, es un pastel hecho de masa, y no un verdadero pan. Es similar a un bizcocho dulce aromatizado con jengibre y miel. Suele llevar frutas confitadas, pasas, nueces y almendras. El pan de pascua fue introducido originalmente en Chile por los inmigrantes alemanes. La versión chilena combina características del Stollen alemán y del Pandoro italiano.

Ingredientes del pan de pascua

Mira esos remolinos de chocolate y nueces.    La masa de brioche sin amasar es un sueño hecho realidad al hacer este delicado pan para la mañana de Pascua.    La masa requiere unos cuantos pliegues con tiempo de refrigeración entre ellos.    A continuación, se deja reposar toda la noche en el frigorífico, lo que hace que la masa sea extremadamente fácil de extender, dar forma, subir y hornear.

Sujetando el borde de la masa con las yemas de los dedos, doble la masa sobre sí misma levantando suavemente la masa y doblando la masa hacia el centro. Gire el bol 45 grados y vuelva a doblar la masa hasta un total de 8 veces. Cubra la masa con papel de plástico y déjela subir durante 30 minutos. Repita los pliegues y la fermentación 3 veces más. Después de la cuarta serie de pliegues, cubra el bol con papel de plástico y métalo en el frigorífico durante al menos 16 horas y hasta 24 horas.

X