Lomo de orza receta tradicional

Técnicas de Cocina Española: Escabeches

Los cocineros españoles disponen de una amplia gama de aves de corral, carnes y caza para la mesa de todos los días, al igual que hicieron sus antepasados durante siglos. En toda España se preparan pollos y gallinas de guisar (estas últimas, más antiguas y de mayor tamaño, conocidas como gallinas, que cada vez son más raras). Los pollos asados se sirven con regularidad en todos los rincones del país, pero otros platos como el pollo al chilindrón de Aragón, rico en pimienta, y el escabeche de pollo de Extremadura, teñido de azafrán, una tradición navideña, tienen fuertes raíces regionales. El conejo también es popular, preparado simplemente con una salsa o como ingrediente de uno de los muchos arroces de Valencia.

El cerdo muestra su grandeza en el cochinillo asado, cochinillo tradicionalmente condimentado con nada más que sal y a veces un poco de ajo y asado en horno de leña. Ningún otro asado de cerdo puede competir con su sabor. El cordero lechal (a ser posible de raza churra) y el cabrito también se asan en hornos de bóveda a la antigua usanza, y en todos los pueblos del norte y el sur de Castilla hay al menos un lugar especializado en asar todas estas exquisitas carnes.

Cómo preparar patatas a lo pobre a la española – Barco fácil

En el mundo del jamón español, existen dos clasificaciones de primera calidad: Los cerdos ibéricos y los cerdos de bellota. A diferencia de las razas de cerdos blancos como el serrano, los cerdos ibéricos de piel negra son descendientes del jabalí mediterráneo, y se les llama coloquialmente pata negra por la pezuña que acompaña a cada jamón. Son animales atléticos, corredores y rezagados, y gracias a la estructura de su grasa intramuscular, su carne es más sabrosa, jugosa y distintiva.

Los cerdos ibéricos son caros. Tienen camadas más pequeñas, producen menos carne por cabeza y tardan en madurar, por lo que muchos productores de jamón en España los cruzan con otras variedades. Hasta hace poco, el jamón procedente de cerdos medio ibéricos podía venderse como jamón ibérico, pero ahora la nueva legislación exige que el jamón ibérico se etiquete según el porcentaje de ascendencia ibérica de los cerdos.

Luego están las bellotas, la bellota, que caen de las encinas y alcornoques desde principios de octubre hasta principios de marzo en las fincas donde se crían los cerdos. Tienen un alto contenido en grasa, un gran porcentaje de la cual es ácido graso insaturado oleico, y su consumo es lo que hace que la grasa de los cerdos sea tan suave y cremosa, a punto de derretirse a temperatura ambiente. Las bellotas también contribuyen al sabor y aroma a nuez del jamón, tan esencial para el producto como la propia carne. De todos los cerdos ibéricos criados comercialmente, sólo el 5% son de raza pura y de bellota.

Recetas

En mi casa tradicionalmente guardamos esta receta para ocasiones especiales como el Viernes Santo, en el que debemos abstenernos de comer carne, y la Nochebuena. La Nochebuena en España es GRANDE y de hecho es más elaborada que el propio día de Navidad.

1 Hervir las patatas en agua sin sal durante unos 10 minutos; no es necesario que estén totalmente cocidas, ya que se hornearán después. Una vez cocidas, se enjuagan en agua fría y se colocan en el fondo de una fuente de horno.  2 Sofreír las cebollas hasta que estén ligeramente translúcidas y luego añadir los pimientos durante 1 o 2 minutos.  3 Añade el pimentón y luego agrega rápidamente el tomate rallado para asegurarte de que el pimentón no se queme. Mezclar bien y luego añadir el azúcar y el vino o la cerveza. Cocinar a fuego lento.  4 Mientras tanto, cuece el bacalao en agua fría hasta que rompa a hervir y luego cuélalo con cuidado de no romper el pescado. Guarda un poco del agua de cocer el bacalao y añádelo a la salsa de pimienta. En este punto puedes retirar la salsa del fuego.  5 Ahora es el momento de montar: pon los trozos de bacalao encima de las patatas, pon la salsa y añade las aceitunas. Asegúrate de que hay suficiente salsa para sumergir las patatas, si no es así añade un poco de vino/cerveza/agua. Hornear en un horno caliente precalentado durante 20 – 30 minutos.

Sailing and Cooking – Cómo preparar lomo en conserva

Las conservas en orza reciben su nombre de los recipientes que utilizaban nuestros antepasados para conservar la carne. El ingrediente para la conservación es el aceite de oliva virgen extra, al que se añaden especias para potenciar el sabor.

¿Para qué sirven las conservas? La elaboración de conservas nos permite disfrutar de sus propiedades y su sabor durante más tiempo. En muchos casos, la adición de los ingredientes necesarios para preparar las conservas aumenta su valor nutricional.

Las conservas de carne de caza tienen una vida útil más larga que la carne en su forma original. Esto nos permite almacenarlas hasta dos años sin refrigeración y disfrutar de sus sabores y texturas en cualquier momento.

Los alimentos en conserva mantienen su valor nutricional. El proceso de elaboración permite conservar las mismas propiedades de los alimentos frescos sin recurrir al uso de aditivos. Además, la incorporación de ingredientes y especias necesarias para la conservación añade otros nutrientes esenciales a nuestros productos.

X