Clafoutis de cereza receta tradicional francesa

Оставить отзыв

¿Has hecho alguna vez un clafoutis? Mi amigo Garrett McCord me enseñó a hacer este clásico francés hace años. Es uno de los postres más fáciles de hacer, especialmente si te encuentras con cerezas o bayas extra a mano.

Se trata de una especie de flan, un flan firme, con suficiente estructura para soportar una gran cantidad de fruta. Los ingredientes básicos son azúcar, huevos, harina y fruta. Fácil. Para este clafoutis de cerezas, también hemos incluido un poco de extracto de vainilla, extracto de almendras y almendras blanqueadas.

Recién salido del horno, este clafoutis parece un poco un campo de batalla de cerezas. Por eso creo que se espolvorea azúcar en polvo por encima antes de servirlo. Cualquier cosa se puede hacer bonita con azúcar en polvo, ¿verdad?

El clafoutis es como un flan con fruta, pero a diferencia del flan tradicional, lleva harina que le da más estructura. Un cobbler es una fruta horneada con una cobertura de galletas caídas u otra masa. Ambas son formas deliciosas de utilizar las cerezas.

Tradicionalmente, el clafoutis de cerezas francés contiene fruta con hueso. Nosotros preferimos comer esta delicia sin huesos. ¿No tienes un deshuesador de cerezas? No hay problema. Puedes golpear una cereza con la parte plana de la hoja de un cuchillo para sacarle el hueso, sacar el hueso con un clip, pinchar el hueso con un palillo o invertir una punta de pastelería en una tabla de cortar y empujar la cereza hacia abajo.

Clafoutis de cereza nigella

El clafoutis de cerezas es un maravilloso postre de crema pastelera sorprendentemente fácil de hacer. Este elegante plato es una forma fantástica de aprovechar las cerezas frescas del verano, pero también se puede hacer con cerezas congeladas el resto del año. El clafoutis es un postre tradicional francés del Lemosín, donde los lugareños utilizan cerezas negras gordas en la receta. Encontrará variaciones hechas con cerezas rojas, ciruelas, bayas y otras frutas. Ligeramente dulce y con una decadente textura de crema pastelera, sólo requiere 15 minutos de preparación, más una media hora en el horno. Es el postre veraniego perfecto para impresionar a los invitados.

Engrasa la fuente de horno con mantequilla. Añade las almendras fileteadas y coloca las cerezas en una sola capa sobre el fondo de la fuente. En un bol grande, bata los huevos, el azúcar y el azúcar moreno. Una vez que esté suave, agregue la harina y la sal, batiendo para combinar, luego agregue el extracto de vainilla, el extracto de almendra y la leche. Vierta suavemente la masa en el molde para hornear.

Hornear de 35 a 45 minutos. Para comprobar si está listo, introduzca un palillo en el centro del clafoutis. Debe salir limpio y los bordes deben estar ligeramente dorados. Saque el clafoutis del horno y colóquelo en una rejilla para enfriarlo. Una vez frío, espolvoree con azúcar en polvo. ¿Debe el clafoutis estar blando? El clafoutis de cerezas perfecto es un flan, no un flan. Estará húmedo, pero el centro no debe estar líquido o aguado. Demasiada fruta puede hacer que el clafoutis quede líquido, así que si el centro de su clafoutis está crudo después de hornearlo, es posible que quiera usar menos fruta en el futuro.

Receta de clafoutis

Pregunte a los franceses. La única respuesta que obtendrá sobre su postre favorito de cerezas será un clafoutis de cerezas, con hermosas, generosas y sabrosas cerezas negras, como la variedad burlat. Increíblemente fácil y rápido de hacer, este postre tradicional es delicioso.

El clafoutis de cerezas es uno de esos postres caseros que se hornean sin motivo alguno en cuanto las cerezas aparecen en las estanterías de los mercados. Siempre tiene un gran éxito. Se come caliente o frío, servido solo o con helado de vainilla.

Me ha costado mucho encontrar LA receta tradicional perfecta ya que el clafoutis, en muchas familias como en la mía, se hace echando los ingredientes sin medirlos. Au pif como decimos en francés (pif es la jerga para la nariz. Esto significa que tu nariz – tus sentimientos – te ayudan a juzgar si hay suficiente o si se necesita más). Tras una larga investigación, no he podido encontrar dos recetas idénticas.

Hay algunas diferencias en: Los que optan por la nata en lugar de la leche, ya hablé de ello antes, o utilizan almendra en polvo. No me gustan esas opciones. También se puede sustituir la leche por leche de almendras. Algunos cocineros hornean el clafoutis en dos pasos para que las cerezas queden perfectamente dispuestas en filas regulares (primero hornean una pequeña cantidad de masa durante 10 minutos, luego disponen y fijan las cerezas en ella y finalmente cubren con el resto de la masa, sin cubrir las cerezas, antes de hornear). Personalmente, creo que es bonito y puede quedar muy bien para las fotos, pero no encaja con la imagen del clafoutis, que es un plato tradicional y familiar, más rústico que elegante.

Clafoutis de cerezas Mary

Daniel se unió al equipo culinario de Serious Eats en 2014 y escribe recetas, reseñas de equipos y artículos sobre técnicas de cocina. Anteriormente, fue editor de alimentos en la revista Food & Wine y redactor de la sección de restaurantes y bares de Time Out New York.

¿Sabe lo que es satisfactorio? Cocinar con éxito un plato tan complicado que se convierte en una leyenda para los comensales. ¿Sabe qué es aún más satisfactorio? Conseguir ese mismo nivel de reconocimiento para un plato que es ridículamente fácil. Con un clafoutis de cerezas, eso es exactamente lo que ocurrirá.

Ya sea por su elegante nombre francés o por su innegable belleza recién salido del horno, un clafoutis es un postre que garantiza la impresión y el placer. No se puede exagerar su sencillez: Se vierte una simple masa de huevo, leche, azúcar y harina sobre las cerezas, se hornea y se sirve. Piense en él como un cruce entre un bebé holandés o un popover y un flan con fruta incrustada.

Tradicionalmente, el clafoutis se hace con cerezas, aunque se puede sustituir por otras frutas tiernas como albaricoques, ciruelas, higos o bayas. Hace años, cuando trabajaba en una granja de Borgoña (Francia), lo hacíamos siempre con ciruelas, aunque la Wikipedia me dice que si se hace con otra cosa que no sean cerezas, el plato debería llamarse flaugnarde. Nadie en la granja en la que trabajé lo sabía, pero, de nuevo, estábamos en Borgoña, no en Limousin, la región de origen del clafoutis, así que quizá estaban menos informados sobre la nomenclatura correcta de los postres de tortas de frutas horneadas.

X